CONSENTIMIENTO INFORMADO

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Aceptar

Otros cursos de: Javier Aizpiri

aizpiri-doctor

Javier Aizpiri


Los últimos descubrimientos médicos están revolucionando la visión sobre las enfermedades del cerebro. El cerebro es el órgano más complejo del ser humano, no solo por su localización y estructura, sino por ser centro vital de la inteligencia, los afectos y las emociones: sistema de interrelación entre los humanos. Esta complejidad ha sido la causa de su resistencia a la exploración, por lo que siempre ha estado a la cola de los grandes avances de la medicina. Sobre todo en una sociedad enmarcada en el culto al cuerpo, el reservorio del alma quedaba en manos de todo tipo de disertaciones, desde filosóficas hasta metafísicas, de muy poca base científica. Por fin, los grandes descubrimientos de la ciencia médica han podido materializarse en una impresionante apertura del conocimiento, de las funciones y estructura del cerebro. La llamada década del cerebro, en la que estamos, entre imponentes sistemas de visión y de exploración cerebral como el scanner, TEP, PET, SPEC, cartografías, etcétera, dirigidos por potentes ordenadores, cubre de siglas los nuevos sistemas de acceso, a los que se suman los descubrimientos de neurotransmisores, receptores y nuevas medicaciones. Todo ello, está facilitando una nueva revolución y revisión de las enfermedades del cerebro, dando vuelco a una serie de patologías como el alcoholismo, la depresión, la ansiedad, los trastornos de la alimentación, el envejecimiento, etcétera, y entrando en tabús como la personalidad, transformando el mundo de los afectos, de la emoción, de la relación impersonal, de la conciencia y de la voluntad. La aparición de la palabra integral vuelve a acercar al ser humano, como un todo interrelacionado con su medio. Se revisan las funciones más simples como causas de severas perturbaciones del cerebro como el sueño, la alimentación, la excreción, el ejercicio, los tóxicos, etc., base del sistema afectivo emocional del ser humano que junto a su genética (herencia) y a su aprendizaje (educación) le va a llevar al equilibrio, armonía y calidad de la vida para él y para los suyos. Los conceptos de energía, agotamiento y estrés dentro del impulso intelectual recogen los saberes para mantener más tiempo un cerebro en condiciones activas. No solo vemos una luz de esperanza en la resolución de los sufrimientos mentales, sino que enfermedades que hasta hace poco tiempo tenían un mal signo se benefician, se superan y se curan, muchas de ellas con brevedad. Esto exige un cambio de actitud. Hasta ahora el psiquiatra era el último especialista al que se visitaba. El enfermo llegaba, la mayoría de las veces, con muchos años de sufrimiento para él y para los suyos. Javier Aizpiri Díaz Presidente y fundador de Medicina Psico-Orgánica S.L.P.